¿Cómo afrontar el problema de un enlucido húmedo? ¿Qué se puede hacer para acelerar las obras de remodelación?


El otoño - invierno es una temporada repleta de retos para albañiles, yeseros y pintores. El avance de numeroso trabajos depende de las condiciones meteorológicas que, como sabemos, son muy variables durante esta temporada del año. A pesar de las bajas temperaturas, los fuertes vientos y las lluvias frecuentes, los trabajadores están capacitados para hacer frente a los problemas de la humedad pesada y omnipresente.

Acabar trabajos en un edificio, pintar un piso o hacer obras de remodelación en el interior suele plantear tantos problemas como las obras de construcción realizadas en el exterior. Ello es debido a que el agua es un componente común de mortero, pintura y hormigón. Desafortunadamente, es muy complicado eliminar el exceso de agua en zonas remodeladas durante la temporada de otoño - invierno. Los suelos o las paredes con humedad impiden realizar otros trabajos y causan retrasos en la realización de todo el proyecto. En dichas situaciones hay que calentar el área intensamente y ventilarla al mismo tiempo o eliminar la humedad con los conocidos deshumidificadores.

Los deshumidificadores por condensación portátiles son dispositivos usados comúnmente en las obras. Son eficientes para eliminar la humedad en habitaciones independientemente de la humedad externa. La deshumidificación por condensación es un proceso que elimina el vapor acuoso del aire a través de su enfriamiento por debajo del punto de rocío (el punto de rocío es la temperatura a la que el vapor acuoso se condensa en agua). El agua obtenida por la condensación del agua en el evaporador se elimina en un depósito donde el aire seco es expulsado a una temperatura de varios grados mayor que la temperatura del aire aspirado (la temperatura del aire seco suele ser 3 - 8 ºC superior). El aire seco y caliente acelera notablemente el proceso de la evaporación del agua en paredes y suelos húmedos. El método consistente en deshumidificar el aire es mucho más efectivo y más económico que, por ejemplo, el método que aplica calefacción y ventilación en una habitación (donde el consumo de potencia es mucho mayor). Los deshumidificadores permiten reducir al mínimo los efectos colaterales característicos de la deshumidificación con aire caliente: decoloraciones superficiales y agrietado de las paredes.

Los deshumidificadores por condensación son cómodos de usar y la lista de sus aplicaciones es muy larga. Incluyen modelos muy eficientes, diseñados especialmente para usos industriales y usos menores adaptados a las exigencias domésticas típicas. Aunque independientemente de donde se usará el deshumificador, ha de funcionar correctamente.




Se recuerda que la habitación donde se usará debe estar cerrada para evitar la entrada de aire húmedo desde el exterior. El deshumidificador no se debe situar muy cerca de las paredes porque de esta forma se obstaculiza el caudal de aire y se reduce la eficiencia de este aparato. Se ha de situar en el centro de la habitación preferentemente o a una distancia mínima de 20 - 50 cm de paredes o de otros obstáculos. Los mejores resultados se consiguen solamente de este modo. Se destaca también que estos aparatos no se usan con una temperatura ambiente muy baja (inferior a 5 ºC). La deshumidificación con estos aparatos puede durar desde varias horas hasta varios días; el tiempo depende de la temperatura, de la capacidad cúbica de la habitación, del nivel de humedad y de la capacidad del deshumidificador.

En el mercado existen numerosos modelos de deshumidificadores por condensación, destinados a empleos específicos. El usuario a la hora de elegir el modelo correcto debe considerar sus exigencias de capacidad, el rango de temperaturas a las que puede funcionar y el consumo de potencia. Sin lugar a dudas, es útil consultar a un especialista para elegir un aparato adecuado para condiciones específicas. La página de los deshumidificadores contiene información detallada sobre los deshumidificadores.